La culpa es de la Inercia

Por Carlos Francisco Restrepo P

inercia

¿Qué fue lo que hizo que no alcanzara a frenar mi carro y me estrellara camino a Medellín quince días antes de mi matrimonio cuando iba con mi entonces novia y actual esposa a la prueba de su vestido? ¡La inoportuna inercia!

¿Qué fue lo que dificultó tremendamente que pudiera mover mi carro cuando me varé por gasolina y tuve que empujarlo 300 metros hasta la estación de servicio? ¡La pesada inercia!

¿Qué es lo que hizo que mi esposa se bajara de un color verdoso de las tazas locas cuando fuimos al parque de diversiones porque su estómago se movió de un lado al otro a lo largo de los 5 minutos de duración del juego? ¡La mareadora inercia!

Un arma para la innovación y el desarollo

Por Carlos Francisco Restrepo P

arma

Hace algún tiempo tuve la oportunidad de escuchar una entrevista radial que hicieron a Temple Grandin, con ocasión de una película que se hizo sobre su vida. Llamó mi atención que se afirmó que ella era autista, pero la manera en que hablaba distaba mucho de la idea que yo tenía del autismo (basada casi totalmente en haber visto Rain man).  Me sorprendí aún más cuando dijeron que era Zóologa, que tenía un doctorado en ciencia animal, y que además era profesora universitaria.  No siendo suficiente, cuenta con varias patentes de artefactos que ayudan al bienestar animal, y a disminuir el sufrimiento de estos en mataderos.

Quién tiene el control?

Por Carlos Francisco Restrepo P

ControlLa primera vez que oí hablar de las Erinias o Furias, de la mitología griega y romana, me explicaron que en Grecia creían que estos seres poseían a personas inocentes y las hacían actuar de manera irracional. Por ello, cuando los griegos veían a una persona que estuviera totalmente fuera de control, creían que estaba poseído por estos malignos seres, es decir, no era la persona, eran las Furias actuando a través de ella, y eso, de alguna manera, justificaba sus actos y le podía excusar de sus crímenes. Mucho tiempo después cuando pude estudiar un poco de la mitología griega, me di cuenta que había vivido engañado, pues me encontré con que las Furias eran la personificación de la venganza y su rol era el de castigar criminales; no poseían a nadie. Debo confesar que me desilusioné un poco, puesto que, de pequeño, la historia de las Furias siempre sirvió para autojustificarme porque, debo reconocer que, muy a menudo, perdía el control de mí mismo, pero yo quería permanecer libre de culpa por ser una víctima de las Furias.

El líder que lidera desde el propósito

Por Carlos Francisco Restrepo P

Existe un cierto tipo de líder que tiene gran fuerza, que tiene la capacidad de transformar corazones, organizaciones e incluso naciones. Se trata de un tipo particular de liderazgo, que entrega algo en qué creer y crea las condiciones para hacerlo realidad.

Es un tipo de líder que cambia la percepción de las personas acerca de sus propias realidades, pues es perseverante, alienta esperanzas, y muestra valor ante las dificultades, haciendo que lo que parecía imposible ahora parezca posible; un líder que influencia una actitud propicia al cambio, porque se compromete a fondo; un líder que motiva a la acción porque actúa con total coherencia y se mantiene firme en la adversidad. Estamos hablando de un líder que lidera desde el propósito.

Este tipo de liderazgo no es algo nuevo, existen muchos casos ampliamente conocidos: Mahatma Gandhi, Nelson Mandela, Martin Luther King, entre otros, quienes dedicaron su vida a servir un propósito de gran importancia.

Liderar desde el propósito, la historia de un buen pescador

Por Carlos Francisco Restrepo P

SONY DSC

 

Hace algún tiempo, cuando mis hijos me preguntaron, qué significaba ser empresario, yo decidí contarles la siguiente historia:

“Luego de leer las aventuras de Tom Sawyer y las aventuras de Huckleberry Finn, libros de Mark Twain, un chico decidió aprender a pescar, pues era una de las habilidades específicas que un joven aventurero y travieso debe tener; en su imaginario la pesca resultaba ser la actividad determinante para planear aventuras, o para reposar luego de algún castigo recibido por cuenta de sus travesuras.

Propósito y Actitud

Por Carlos Francisco Restrepo P

Hay que entender que ese concepto, al que venimos llamando propósito, normalmente no cuenta con unas bases totalmente racionales, de hecho, sus bases suelen ser, por decirlo de alguna manera, más intuitivas, e incluso quizás, instintivas o creativas. Por ello, para poder comprender cómo se lidera desde el propósito, hay que entender algunos elementos básicos de la naturaleza humana[1].

Si la gente que compone la organización está alineada con el propósito, significa que el Empresario ha logrado trasmitir adecuadamente su idea y contagiarla, y por tanto, que el comportamiento de dichas personas es coherente con lo que se espera, según su posición y nivel, y que ponen todo su empeño y energía en lograr los resultados esperados. Contrario sensu, si no hay alineación, el comportamiento y la actitud de las personas no serán los adecuados. Esto implica que el proceso de alineación requiere impulsar un cambio, de nivel personal, en las personas que trabajan en la organización.